El valor de la familia

La familia es el lugar ideal para forjar los valores, establecer costumbres y tradiciones que posteriormente se transmitirán a la sociedad entera. Formar y guiar a la familia por un camino armonioso no es una tarea fácil pero tampoco es imposible, la interacción y colaboración de todos los integrantes es muy importante y es necesario darles un orden y prioridad, así como a las obligaciones y tareas específicas de cada integrante.

El valor de la familia trasciende los encuentros habituales, las reuniones, los momentos de alegría o la superación de los problemas que se pueden enfrentar. El valor nace de la unidad y confianza otorgada y se desarrolla cuando cada uno de sus integrantes asume con responsabilidad el papel que le ha tocado desempeñar dentro de la familia, procurando el bienestar, desarrollo y felicidad de todos los demás. Esto se basa en la presencia física, mental y espiritual de sus integrantes, abiertos al diálogo y a la convivencia, cultivando personalmente los valores inculcados, para también transmitirlos y enseñarlos a las siguientes generaciones, así como al resto de la sociedad.

Es un hecho que un ambiente armonioso la fatiga y el esfuerzo se aligeran, haciendo ver a las responsabilidades no como una carga, sino como una entrega gustosa en beneficio de nuestros seres queridos y cercanos.

Valor de la familia dentro de la empresa familiar

Esto es lo que hace a las empresas familiares tan distintas de cualquier otro tipo de organización, el valor intangible de lo que representa la unidad familiar. Y además que cuentan con los valores que van transfiriéndose por generaciones y que guían el futuro de la familia y el negocio.

La familia aporta a la empresa recursos que la hacen distinta de sus competidores y le brinda la esencia a la organización. Es común que la cultura y los valores de la empresa familiar estén influenciados por la personalidad de su fundador, y que la cultura familiar influencie en la empresa y viceversa.

El gran objetivo es que se utilice éste valor a favor de la organización y se convierta en una fortaleza que asegure el desarrollo de la empresa tomando en cuenta lo siguiente:

  • Los miembros de la familia que pertenezcan a la organización deben compartir el mismo proyecto y valores.
  • Los demás trabajadores deben ser integrados y cuidados como si fueran de la misma familia puesto a que comparten el proyecto y los valores.
  • La familia debe tener el deseo de continuar el proyecto empresarial.
  • Los valores que la familia aporta deben ser prioritarios para todos los integrantes de la organización.
  • La mezcla más sabia es tener valores tradicionales e innovación adaptativa.
  • Los líderes deben entender que hay que evolucionar en todo.

El valor de la familia es una importante ventaja competitiva que las empresas familiares poseen y deben aprovechar.

Leer más

Negocio y empresa

Muchas personas piensan que un negocio y una empresa son lo mismo, sin embargo, esta idea es incorrecta y es importante ser claros y definir cada concepto para entender sus diferencias.

  • Un negocio es la forma en que una persona u organización genera dinero a cambio de productos o servicios. Es un sistema o método con fines lucrativos que a su vez brinda beneficios a las personas involucradas, y consiste en la realización de alguna actividad, ya sea la venta de productos o la prestación de servicios. Asimismo, se puede describir como una transacción entre dos o más partes en las que se venden y compran bienes o servicios por un precio, el cual puede ser negociable o no.
  • Por su parte, una empresa es la entidad u organización creada por una o varias personas con fines económicos, donde se pueden realizar diversas actividades como producción, comercialización, o prestación de algún servicio a clientes y que generen beneficio al entorno y se satisface una necesidad determinada del mercado.  Hace referencia al aspecto legal y las características que posee la organización.

Un negocio puede ser o no formal, pero si puede ser formalizados mediante un contrato, casi siempre de compraventa.  De igual forma, puede ser pequeño o local y no tener plan de negocios establecido ni planes de expansión, puede suceder en momentos determinados, y puede llegar a crecer hasta que se convierta en una empresa.

En cambio, una empresa es necesario tener un plan de negocios a seguir y planes de futura expansión así como ser una institución formal.  

Como podemos ver, es un poco complicado separar las diferencias entre ambos conceptos de forma estricta. También se pensaría que uno no puede ser sin el otro, sin embargo, un negocio puede existir sin necesidad de ser realizado por una empresa, pero una empresa no puede existir sin un negocio, puesto que éste es necesario para poder obtener beneficios y que sea una organización rentable.

Leer más

La importancia de la sucesión

Estructurar un buen plan de sucesión empresarial es la clave para asegurar la continuidad de las empresas familiares. Mediante este proceso, el fundador de una empresa entrega la operación y la propiedad de la misma a un sucesor.

La sucesión debe ser un proceso planeado, ordenado, definido e implementado de común acuerdo entre padre e hijos, mientras el padre esté con  vida; cuando el padre fallece y no hay una decisión definida, la sucesión puede ser un proceso difícil y desordenado. Este proceso no se realiza en un momento determinado en el tiempo, sino que debe ser planificado y llevado a cabo correctamente, para garantizar el éxito del mismo.

Uno de los puntos más álgidos en la relación padre-hijos, es la sucesión. Existe una resistencia natural del padre a dejar su puesto, en otras palabras, su modus vivendi, ya que implica traspasar el poder a otra persona y esto resulta difícil. Esta situación es un serio punto de conflicto y no siempre es debidamente resuelto.     

Lo esencial para que el proceso sea exitoso es planificar y establecer un dialogo efectivo, entendiendo que el punto clave para el futuro de cualquier empresa siempre ha de ser una buena comunicación, planeación estratégica empresarial y un plan de sucesión claro.

Un plan formal garantiza la seguridad con respecto al futuro de la organización y de cada uno de sus integrantes. Lo cual evita conflictos entre los integrantes de la familia relacionados con el futuro control, menos disposición entre los empleados, salida de empleados importantes y dificultades para la supervivencia de la empresa.

Durante el proceso de sucesión, son comunes los enfrentamientos debido a diferentes opiniones y visiones por parte de los familiares y socios, por esto, es necesario tomar las medidas necesarias y tener mucho cuidado para que estos desacuerdos no impacten negativamente en los negocios. Para comenzar, es importante establecer claramente los roles y responsabilidades de cada integrante, con el fin de evitar dudas y que algún integrante de la familia haga algo que no le corresponde.

Para tratar conflictos, se recomienda la intervención de consultores especializados y con experiencia para apoyar y asesorar a las familias empresarias para llevar a la empresa por el camino a la continuidad.

Cuando se trata de lograr que la empresa permanezca en el mercado y sobreviva generaciones, se debe implementar una buena estrategia de sucesión. En la cual se debe preparar con tiempo a los posibles candidatos y analizar quién es el más capaz e idóneo para la empresa (no para la familia). No se debe improvisar, es de suma importancia anticiparse para garantizar el éxito del proceso, ajustando la sucesión a la realidad de la empresa, con el objetivo de que los involucrados exploten sus fortalezas y trabajen sus debilidades para ser contados como posibles sucesores que cumplen con los requisitos y el perfil, protegiendo los intereses de la empresa y la unidad familiar.

Leer más


Haz un diagnóstico

Conoce con más detalle cómo se encuentra tu sistema familiar/ empresarial/ propiedad: