¿Cómo se desarrollan las empresas familiares?

¿Cómo se desarrollan las empresas familiares?

Las empresas familiares grandes y pequeñas son motores de la economía mexicana. Se estima que el 90% de las empresas mexicanas tienen origen familiar. De las cuales,  la mayoría de ellas han logrado consolidarse con estructuras empresariales firmes alcanzando el éxito a través de varias generaciones.

Este tipo de empresas son aquellas constituidas sobre lazos de parentesco familiar, y en donde los miembros de la familia influyen sobre la gestión, el patrimonio y el desarrollo de la misma, con el objetivo de prevalecer en el tiempo procurando que las futuras generaciones asuman el liderazgo y el control en el negocio. Como todo negocio, las empresas familiares parten de una idea o proyecto con el fin de generar empleos y patrimonio, sin embargo, el capital y las ideas provienen de padres, hijos o hermanos y se espera que éstos participen como socios o empleados.

El proyecto siempre deberá contar con una visión a largo plazo, por esto es necesario identificar desde temprano a los integrantes que pasarán a la siguiente generación y asegurar que tengan la formación correcta, y las habilidades para realizar el trabajo, puesto que si la persona no es lo suficientemente competente podrá debilitar a la organización.

Para que la empresa consiga el éxito lo ideal es conformar una estructura empresarial, en la que todos los integrantes tengan clara su participación, debido a que incorporar familiares a la organización puede ser muy complicado, porque la contratación se suele hacer sobre bases emocionales y no estratégicas.

El desarrollo de las empresas familiares y su preservación a lo largo del tiempo se basa en un proceso de sucesión cuidadosamente planeado. El cual no solo se refiere al eventual fallecimiento de un socio, sino que tanto a los cambios en la dirección, el retiro voluntario, como a la capacitación y enseñanza de procesos de trabajo a quienes vienen detrás.

La planeación de las empresas es sumamente importante debido a que aquellas que nacen de manera poco planeada, la mortalidad es altísima. Muchas veces la falta de capital o conocimientos, así como los tropiezos al iniciar un negocio, hacen que los dueños se sientan abrumados, por lo que abandonan la idea. A las empresas familiares, además de enfrentar todos éstos problemas, se les suma la falta de políticas y lineamientos sobre lo que dueños y familiares pueden hacer o deben evitar.

Las claves para el crecimiento y desarrollo del negocio familiar, así como para su permanencia a lo largo del tiempo, es establecer la visión, misión, valores y estrategias del negocio, incluyendo sus niveles de sostenibilidad y sus prácticas éticas, sin olvidar las reglas mínimas de orden, procesos y control, donde se describan las funciones de cada quién, y se tomen medidas para evitar sorpresas, conflictos de interés y pérdidas innecesarias. Incorporándolas a un plan de proceso de sucesión para proteger los derechos de los familiares, descendientes, y futuros accionistas, asegurando un trato equitativo de todos los integrantes del grupo familiar y que el proceso sea efectivo.

No se debe olvidar que el destino del negocio no debe estar ligado a la permanencia del fundador sino a los planes para formar o ir promoviendo a futuros directores.


0 Comentarios(s)


El anuncio no tiene comentarios.

Escribe tu opinión






Captcha Image



 

Haz un diagnóstico

Conoce con más detalle cómo se encuentra tu sistema familiar/ empresarial/ propiedad: