Institucionalización de la empresa familiar

Institucionalización de la empresa familiar

Se entiende por institucionalización la creación de los órganos de gobierno necesarios para que la familia, los directores familiares y los accionistas, tomen, en diferentes foros, las decisiones más adecuadas de acuerdo a la responsabilidad y el rol que juega cada uno dentro de la empresa familiar. Los más comunes son: Consejo de Familia (Familia), Junta Directiva y Consejo de Administración (Empresa) y Asamblea de accionistas (Dueños).

Las buenas prácticas de estos órganos son claves para el crecimiento y desarrollo del negocio familiar, así como para su permanencia en el tiempo, por lo que deben incorporarse a la empresa familiar para proteger los derechos de los familiares, descendientes, y futuros accionistas. Además, aseguran el tratamiento equitativo de todos los integrantes del grupo familiar.

Normalmente, en las empresas familiares no están formalizadas las interacciones que existen entre el negocio y la familia y no existe una división clara entre los asuntos del hogar y de la empresa, los cuales son propensos a crear problemas debido a la falta de reglas formales para poder solucionar estos conflictos.

Cuando la empresa familiar decide institucionalizarse, se convierte en una “familia empresaria”, la cual aprende a separar los asuntos de familia de los de la empresa, promueve el establecimiento de mejores prácticas en el negocio y el desarrollo de sus ventajas competitivas y se deja claro que la empresa es una fuente generadora de utilidades y no una fuente de trabajo exclusiva para ella.

La institucionalización implica un proceso de transformación en áreas como control interno, procesos y políticas del negocio, código de conducta, misión, visión y planes estratégicos para alinearse con los objetivos a corto y largo plazo que se persiguen, buscando generar valor y rentabilidad del negocio promoviendo una cultura de mejora continua y desarrollo constante.

Beneficios de la institucionalización:

  • Transparencia en las operaciones al promover una cultura de cooperación y mejora continua.
  • Fortalecimiento de órganos de gobierno formalizando el Consejo de Administración, Consejo Familiar y la Dirección General.
  • Mejora en las decisiones estratégicas, pues permite tomar decisiones inteligentes y supervisar los resultados de la empresa de una forma oportuna y eficiente.
  • Profesionalización de los integrantes tanto familiares como no familiares a través de programas de desarrollo y capacitación, planes equitativos de remuneraciones y promociones.
  • Mejores oportunidades de financiamiento, con objetivos claros y una adecuada estrategia permite atraer más inversionistas.
  • Desarrollo un marco de permanencia del negocio mediante la toma de decisiones adecuadas y un buen plan de sucesión por parte de los órganos de gobierno.
  • Promoción de una comunicación efectiva entre todos los integrantes de la compañía.

0 Comentarios(s)


El anuncio no tiene comentarios.

Escribe tu opinión






Captcha Image





 

Haz un diagnóstico

Conoce con más detalle cómo se encuentra tu sistema familiar/ empresarial/ propiedad: