Empresa familiar

Una empresa familiar es aquélla que pertenece, es gestionada y controlada por una o más familias. La globalización, el permanente acercamiento de los mercados y la constante evolución de los productos, haciéndolos menos diferenciados (commodities), provocan el que la empresa familiar no pueda ser asociada únicamente a la imagen tradicional de gestión patriarcal de negocios, propiedad del mismo apellido.

En el entorno actual, las empresas familiares tienen que luchar por la subsistencia y la superación en un mercado en el que la eficiencia en los procesos, aunados a los precios y la calidad de los productos, “pesan” más que un apellido. Independientemente de esta lucha, las empresas familiares tienen que afrontar y resolver su propia problemática, la familia.

Importancia de la empresa familiar

Las empresas familiares representan por lo menos el 90% del total de las empresas existentes en el mercado mexicano; su valor en la macroeconomía es muy significativo, de ahí la importancia de estudiarlas, apoyarlas y lograr su continuidad.

La empresa familiar es producto de la realización de un sueño del(os) fundador(es) y va creciendo conforme se van dando las oportunidades del mercado. Las que han subsistido a lo largo de las generaciones son aquéllas que han sabido fortalecer los pilares (principios) sobre los cuales se crearon: visión, misión, valores, liderazgo, cohesión, comunicación, compromiso, filosofía de vida y empresa y orgullo familiar. Y es precisamente esto lo que hay que preservar a través del paso de las diferentes generaciones, a pesar de la problemática existente.

El modelo de los 3 círculos

Para entender, estudiar, evolucionar y transformar a las empresas familiares, es imperativo conocer la interacción entre los 3 círculos (sistemas): familia, empresa y propiedad. Cada sistema tiene sus características y problemática. A los dirigentes de la empresa familiar les compete vigilar y separar en su gestión, estrategia y control, a cada una de ellos.

La Familia se mueve dentro de estos 3 sistemas, dependiendo de las características de cada integrante.

A nuestros clientes les recomendamos:
“Al negocio hay que tratarlo como negocio y a la familia como familia”.

Ventajas y desventajas de la empresa familiar

Ventajas Desventajas
Control de la operación Sólo existe la “verdad” del director
Orgullo familiar No hay diversidad de pensamiento
Continuidad del apellido Incompetencia de algunos integrantes de la familia
Liderazgo del patriarca Perpetuidad del fundador (liderazgo interminable)
Compromiso de la familia Desaprovechamiento del talento existente

Las ventajas que se tuvieron en la fase de creación de la empresa, pueden convertirse, con el tiempo, en desventajas, por lo que hay que buscar la adaptación a los cambios socioeconómicos y generacionales que la acompañan.

Ciclos de vida

Toda empresa tiene ciclos de vida; de acuerdo con el Dr. Ichak Adizes, las empresas tienen los siguientes: noviazgo, infancia, go go, adolescencia, plenitud y estabilidad. A partir de esta etapa, si no cambian, empiezan a decrecer y finalmente fenecen. La empresa familiar no es ajena a esta evolución; la problemática del negocio en determinado ciclo, se puede mezclar con la problemática familiar, provocar crisis y acelerar el fallecimiento de la empresa.

Profesionalización de la empresa familiar

Una institución que probablemente creció sin estructura organizacional ni profesional, solamente con la férrea voluntad y entrega del fundador, debe ser profesionalizada.

Profesionalización, como su nombre lo indica, es tener una gestión profesional, o sea definir, tareas, funciones, objetivos y responsabilidades bajo criterios empresariales basados en eficiencia, eficacia, rendición de cuentas y evaluación de resultados. Se debe crear una estructura financiera y de gestión altamente profesional; ésta está dirigida tanto a familiares como no familiares, es imperativo asignar los puestos de acuerdo a los méritos y no solamente a los apellidos. La profesionalización debe contemplar la elaboración de la planeación estratégica de la empresa, así como el diseño de los planes de carrera para los ejecutivos familiares y no familiares que laboran en la empresa. Profesionalizar la empresa es garantizar su continuidad, hacerla más fuerte y rentable y menos vulnerable a los acontecimientos familiares.

Planeación estratégica

Hoy en día, los clientes tienen una gran variedad de posibilidades para conseguir insumos; debido a ello, y para contrarrestar este efecto, es necesario tener una herramienta que motive al cliente a voltear hacia nosotros. Esta herramienta se llama ventaja competitiva y deberá ser sustentable a fin de que nuestro desempeño sea superior a la media de la industria a la que pertenecemos. La estrategia es el medio para conseguir esa ventaja competitiva, debe estar basada en crear nuestra cadena de valor y que ésta le reditúe un beneficio al cliente, debe permitirnos lograr la diferenciación entre nosotros y la competencia.

Planes de carrera

La elaboración de un plan de carrera para empleados familiares y no familiares, tiene como objetivos:

  • Desarrollar el conocimiento y las habilidades que necesitará el personal que quiera ascender jerárquicamente en la Organización.
  • Permitir al personal desarrollar su propio estilo de liderazgo, asumiendo progresivamente responsabilidad directiva.
  • Ampliar su visión estratégica de la empresa.
  • Permitir preparar equipos de trabajo más profesionales e identificados con la visión de la institución.
  • Aprovechar el talento existente en la organización en beneficio de la misma.

Órganos de gobierno

La familia debe establecer los órganos de gobierno necesarios para gestionar lo que comúnmente se conoce como institucionalización de la empresa familiar. Está dirigida a la familia, la empresa y a la propiedad; dentro de la familia, podemos mencionar la asamblea o consejo de familia; dentro de la empresa, podemos mencionar la dirección y el consejo de administración; dentro de la propiedad, podemos mencionar la asamblea de accionistas. Cada instancia tiene su propia responsabilidad y en la medida en que estén equilibrados y sean autónomos, se podrá garantizar la continuidad, fortaleza y rentabilidad de la empresa. Asimismo, se podrá asegurar la subsistencia de la empresa y será menos vulnerable a los acontecimientos familiares.

El Consejo de Familia es el máximo órgano de gobierno de la familia. En éste se analiza el papel que juega en el presente y jugará en el futuro, la familia. Todos los temas que tengan que ver con la familia, ya sea en su propia dinámica, la gestión de la empresa y la propiedad de la misma, son temas de análisis en el Consejo de Familia.

La Dirección General, debe ser un órgano colegiado, independiente, formado por todos los directores (familiares y no familiares), que fomente la comunicación, el trabajo en equipo y permita la diversidad de pensamiento, donde se tomen decisiones con base en la información y se controle y supervise la delegación de autoridad y responsabilidades.

El Consejo de Administración es la instancia donde los accionistas de la empresa toman las decisiones más adecuadas para su buen funcionamiento, es un órgano de supervisión y control de la operación del negocio. El Consejo debe velar por la creación de valor y el crecimiento del patrimonio familiar. La dirección y planeación de la empresa debe descansar en un gobierno corporativo que garantice la imparcialidad de las decisiones y que más allá del beneficio a la familia, beneficie a la empresa.

Liderazgo

El liderazgo del fundador, que le ha permitido crear una empresa, abrir mercado y tener el reconocimiento y aceptación de los clientes, debe continuar a través de las generaciones. Ese mismo es el que deben compartir sus sucesores y directivos y, a través de éste, asegurar la coexistencia y superar las rivalidades existentes. Con el liderazgo de los integrantes de la familia, se reconoce las aportaciones de cada uno, buscando la complementariedad; permite lograr la unidad y ésta es el resultado de conseguir que el todo sea mayor a la suma de las partes. Este es el principio de la rentabilidad y continuidad.

Protocolo Familiar

Es el instrumento mediante el cual se definen las “reglas del juego” de la familia y de la empresa, en la misma; permite adelantarse a los posibles puntos de conflicto entre los integrantes de la familia en su participación en la gestión y dirección de la empresa.

A través del protocolo familiar podemos definir situaciones tales como: las remuneraciones y prestaciones de los directores, la participación o no de cónyuges o parientes políticos en la empresa, la venta de acciones, la participación de socios y consejeros en el Consejo de Administración, la salida a la bolsa, la mediación de los conflictos, las reglas para la incorporación de nuevas generaciones, la salida de los socios de la sociedad, y por supuesto, la sucesión. El diseño y aprobación de un buen protocolo familiar evitará diferencias, conflictos, abusos, desacuerdos y malas interpretaciones de aquéllos que no quisieran respetar a los demás integrantes de la familia.

La sucesión

Sucesión es el proceso mediante el cual el fundador de una empresa entrega la operación y la propiedad de la misma a un sucesor; debe ser un proceso planeado, ordenado, definido e implementado de común acuerdo entre padre e hijos, mientras el padre esté con vida, cuando el padre fallece y no hay una decisión definida, la sucesión puede ser un proceso difícil y desordenado.

Uno de los puntos más álgidos en la relación padre-hijos, es la sucesión. Existe una resistencia natural del padre a dejar su puesto, en otras palabras, su modus vivendi, ya que implica traspasar el poder a otra persona y esto resulta difícil. Esta situación es un serio punto de conflicto y no siempre es debidamente resuelto.

Finalmente, la sucesión debe evitar que un sucesor ejerza un mayor poder sobre los demás.

Planes de contingencia

Los planes de contingencia deben elaborarse aun cuando la sucesión no se ha completado. Este tipo de planes tienden a preservar la tranquilidad en la empresa y en la familia y buscar a través de un consenso la continuidad en la marcha del negocio; es una forma de blindar el negocio ante una contingencia.

Continuidad

La principal responsabilidad del padre/fundador o de los hijos en la segunda generación o los primos en la tercera, es que la empresa familiar continúe. Esta continuidad se puede lograr a través de una buena comunicación entre los socios activos en la empresa, trabajo en equipo, consenso para la toma de decisiones y fijando conjuntamente el rumbo. Sin estos, la empresa irá a pique y el patrimonio familiar se verá en peligro de extinción; al final, es mejor la continuidad que la separación.

La continuación permite ejercer el poder de compra gracias al tamaño de la empresa, mantener el poder de negociación debido, principalmente, al compromiso de los directores, se tiene mayor capacidad económica y existe el crecimiento con control.

El futuro de la empresa familiar

Los directores en las Empresas Familiares no solamente deben ver el corto plazo, deben pensar y planear el mediano y largo plazo. Cuando se piensa en estos términos, se están fijando las bases para la subsistencia, crecimiento y desarrollo de la empresa. Para lograr esto, es importante la planificación del patrimonio familiar, mantener la propiedad de la empresa en manos de la familia y continuar el legado del fundador. Una empresa familiar institucionalizada, profesional y que conserva los valores originales de su creación es una empresa con vista hacia el futuro.

Haz un diagnóstico

Conoce con más detalle cómo se encuentra tu sistema familiar/ empresarial/ propiedad: