¿Cómo adaptarse a la nueva realidad empresarial?

Con el comienzo de la reactivación económica, es necesario que las empresas tomen medidas para empezar a adaptarse a la nueva realidad. Sin lugar a dudas, la capacidad de adaptabilidad en las empresas es fundamental, sobre todo en las empresas familiares.   
 
En el contexto actual, y a raíz de las medidas tomadas ante la pandemia, muchas empresas se han visto obligadas a actuar y establecer nuevas estrategias para ser resilientes.   

Así pues, dichas estrategias ahora deberán adaptarse a las medidas para la reactivación económica. Esto con el objetivo de sobrevivir, e incluso evolucionar.     

“El Coronavirus nos ha dejado claro una cosa: “nos tenemos que adaptar a una nueva realidad”. Es el momento de demostrar nuestra capacidad de resiliencia. Tenemos que hacerlo juntos, unidos. Es un gran reto y lo lograremos." - José Fainsod     
 
Con el paso del tiempo se irán desactivando las medidas de distanciamiento social, y las actividades se irán reanudando poco a poco. Por lo tanto, las empresas necesitan prepararse y evaluar sus estrategias para poder integrarse con éxito a la nueva normalidad.

5 estrategias para adaptarse a la nueva realidad

 

1.- Transformación digital:

Actualmente tener presencia en la red es un requerimento indispensable si una empresa desea crecer, evolucionar y darse a conocer. 
 
Así mismo, implementar tecnología, herramientas digitales y softwares empresariales permiten optimizar los procesos de trabajo. La digitalización maximiza el potencial que puede llegar a tener el negocio:   
  • Facilita la comunicación interna y externa 
  • Aumenta el alcance de prospectos y las ventas 
  • Mejora la atención a clientes 
  • Genera confianza y seguridad 
  • Facilita el análisis de datos y toma de decisiones 
  • Optimiza el manejo financiero  

2.- Modelo de negocios:

Siguiendo con el tema de la digitalización, en los últimos meses se abrieron oportunidades para aprovechar al máximo las aplicaciones móviles, las redes sociales y los sitios web.   
 
Empresas comenzaron a llevar su negocio a otro nivel, modificando su estructura para poder brindar una experiencia completamente nueva al consumidor, por medio de entregas a domicilio o servicios en linea.   

Lo importante de los diferentes modelos de negocio, es que se van adaptando a la empresa, a los consumidores y sus nuevos hábitos de consumo.  
 

3.- Medidas de salubridad:          

A medida que se reactiven las actividades, lo principal que la empresa debe tomar en cuenta es llevar a cabo acciones de salubridad enfocadas a reducir el riesgo de contagios. Entre las cuales se encuentran:   

  • Llevar a cabo un programa de limpieza y mantenimiento permanente del centro de trabajo. 
  • Favorecer la ventilación natural en espacios comunes o de mayor concentración de personal. 
  • Promover el uso de equipo de protección personal (EPP). 
  • Respetar la sana distancia en el centro de trabajo.   
 

4.- Plan de trabajo:   

La decisión de establecer un plan de trabajo presencial con sana distancia, o continuar con el trabajo remoto, depende de cada empresa, su perfil y visión, así como del sector al que pertenezca de acuerdo al nivel de riesgo:  
 
  • Riesgo muy alto: personal de sector salud como son médicos, enfermeras, dentistas y laboratoristas. 
  • Riesgo alto: los paramédicos, técnicos médicos, médicos forenses, personal que labora en depósitos de cadáveres, choferes y personal de ambulancias y personal de intendencia en hospitalización. 
  • Riesgo medio: trabajadores con contacto altamente frecuente con público en general, personas en edad escolar, compañeros de trabajo, clientes, y otros individuos o grupos. 
  • Riesgo bajo: trabajadores que tienen contacto ocupacional mínimo con el público en general y otros compañeros de trabajo.   

5.- Planes de continuidad y de contingencia:   

Todo negocio y empresa está inevitablemente expuesto a situaciones inesperadas que pueden llegar a afectar la gestión y productividad de la misma.     

Es por esto necesario que la Empresa Familiar pueda reaccionar adecuadamente, sin tener que acudir a la improvisación y evitar contratiempos para la actividad ordinaria del negocio.     
 
Por lo cual es imprescindible implementar planes de continuidad y contingencia para establecer las normas de funcionamiento y los lineamientos que se han de seguir dentro de la empresa en tales circunstancias.

Leer más

Un sueño difícil de realizar

Hace un par de años en una charla de café, Luis Felipe me contó la historia de su vida personal y profesional. Como sucede a muchos empresarios, la vida familiar y la empresarial van de la mano y difícilmente se pueden separar. De ser un agente de ventas, pasó a ser un empresario exitoso. Durante los últimos 20 años, su empresa ha tenido logros impresionantes que lo han llevado a ser un referente en el mercado de la tecnología.


A Luis Felipe lo han acompañado sus tres hijos desde que tienen uso de razón. Luis Felipe hijo entró desde pequeño a la empresa aunque por decisión del padre tuvo que terminar la prepa para poder ingresar formalmente al negocio; Juan Antonio, conociendo lo que había pasado con su hermano terminó la preparatoria y se incorporó de inmediato al negocio; finalmente, José Ángel le dijo a su padre que él prefería terminar una carrera y después ingresar a la empresa.


Las charlas en la casa versaban sobre la empresa. Se desayunaba, comía y cenaba empresa. Enfrente de la TV mientras se veía el futbol se hablaba de la empresa. Cada uno tenía visiones diferentes, pero al final todo concluía siempre con la misma frase: “lo que diga mi papá”.


Cada hijo de Luis Felipe tiene un puesto en la empresa: Luis Felipe hijo se dedica a la comercialización, Juan Antonio a la operación y José Ángel, que terminó la carrera de contabilidad, se dedica a las finanzas. Luis Felipe padre, fundador y director general, dice que él es el director de la orquesta, pero sus actitudes y su manejo centralizado de toda la operación lo sitúan más bien como el hombre orquesta.


Los años van pasando, tanto la empresa como toda la familia van madurando pero el modelo de liderazgo sigue igual. Aunque es exitosa, la empresa no está profesionalizada ni institucionalizada. Y aquí regresamos a la charla de café; Luis Felipe tiene poco más de 60 años y quiere empezar a pensar en el retiro. Quisiera aprender a jugar golf, deporte que siempre le atrajo, quiere viajar porque antes no lo hacía ya que la empresa era primero y quiere recompensar a su esposa por los años de sacrificio en favor del negocio.


Luis Felipe continuó platicando. Sin consultar con su familia y recomendado por un compadre suyo, tomó un curso de Gobierno Corporativo y quiere aplicar el modelo en su empresa; mejor dicho, quiere implementar el Modelo de Gobierno Corporativo una vez más. La primera ocasión que lo intentó fue cuando se graduó en el curso y lleno de motivación, trató de implementarlo. Sin embargo, nunca hubo cambios, ni se vio esa actitud para hacer las cosas diferentes. Cuando los hijos le preguntaron acerca del Consejo de Administración, los reunió y siguió tomando las decisiones en cada caso. Cuando le cuestionaron por qué no había organigrama contestó que no se necesitaba porque todo mundo le reportaba y, en efecto, todo el mundo le reportaba. Cuando uno de los hijos habló de realizar una planeación estratégica contestó que no se necesitaba porque todo estaba funcionando perfecto. En una ocasión alguien le preguntó acerca de la sucesión, pero dijo que en su momento lo pensaría. Por esas situaciones y muchas más aquel sueño nunca se realizó.


Luis Felipe reconoció que cometió todos los errores posibles por cometer, pero esta vez ante el nuevo intento todo sería diferente. Quería ayuda, solicitaba apoyo profesional para lograrlo. Aquí se presentaron las siguientes preguntas:

¿Cómo podemos estar seguros de que el liderazgo pasará de ser autocrático y centralizado a ser compartido?

¿Qué hacer para pasar de una estructura organizacional donde el único que toma decisiones es la cabeza, a una estructura formal donde gente profesional apoye a la toma de decisiones?

¿En qué podemos basarnos para pensar que Luis Felipe está dispuesto a dejar la silla del poder operativo?


No son pocas las empresas que entran a procesos de institucionalización y fracasan en el intento. Existen muchas razones para ello: los fundadores de las empresas se creen omnipotentes, omnipresentes, infalibles y perfectos. Piensan que no hay nadie como ellos y no entienden que conseguir un clon es tarea imposible.


Regresando con Luis Felipe después de año y medio, esto es lo que se ha logrado:


  1. Hay un Consejo de Administración formado por él, sus 3 hijos y 3 consejeros independientes. Dos de estos manejan uno el comité de auditoría y otro el de finanzas. El tercero es presidente del Consejo. La información financiera fluye con veracidad y en tiempo real;  la planeación estratégica liderada por uno de los hijos se ha puesto en marcha y ha obtenido muy buenos resultados. El intercambio de ideas acerca de cómo crecer, expandirse, continuar y trascender se da en este foro.

  2. Debido a que ninguno de los 3 hijos está preparado para dirigir la empresa, el Consejo de Administración apoyó a Luis Felipe a elaborar su plan de sucesión operativa y la empresa cuenta con un director general externo que tiene a su cargo, entre las demás tareas propias de su puesto, capacitar a los hijos y prepararlos para que en el futuro alguno de ellos pueda ser el director general. Luis Felipe ahora tiene más clara la decisión del retiro y no hay señales de que se vaya a arrepentir.

  3. Hay un Consejo de Familia que se reúne cada 6 meses y que se ocupa de la vida familiar, además de pensar cómo preparar a las siguientes generaciones para ser profesionales, generar valor y ver por el crecimiento del patrimonio familiar.


Esa segunda oportunidad, ahora planeada y llevada a cabo con mucha precisión donde cada detalle ha sido muy importante, está llevando a Luis Felipe a lograr ese sueño que en un momento parecía difícil de realizar: implementar el modelo de Gobierno Corporativo.


CONSULTORES OC acompaña a los fundadores de empresas a ver realizados sus sueños, con herramientas y metodologías que coadyuven a lograrlos y ver a las empresas institucionalizadas, profesionales y rentables en el camino de la continuidad y trascendencia cumpliendo el legado de quienes las crearon.


Leer más

Los valores de la empresa familiar

Los valores que la familia aporta deben ser prioritarios para todos los integrantes de la organización. Y es precisamente la familia el lugar ideal para forjarlos, establecer costumbres y tradiciones que posteriormente se transmitirán a la sociedad entera.

 

Formar y guiar a la familia no es una tarea fácil, la interacción y colaboración de todos los integrantes es muy importante para el buen desarrollo de la empresa.

 

El valor de la familia nace de la unidad y confianza y se desarrolla cuando cada uno de sus integrantes asume con responsabilidad el papel que le ha tocado desempeñar dentro de la familia, procurando el bienestar, desarrollo y felicidad de todos los demás.

 

Es importante que sus integrantes, abiertos al diálogo y a la convivencia, cultivando personalmente los valores inculcados, para también transmitirlos y enseñarlos a las siguientes generaciones, así como al resto de la sociedad.

 

Así pues, es un hecho que en un ambiente armonioso, la fatiga y el esfuerzo se aligeran, haciendo ver a las responsabilidades como una entrega gustosa en beneficio de nuestros seres queridos y cercanos.

 

Valor de la familia dentro de la empresa familiar

 

Lo que hace a las empresas familiares tan distintas de cualquier otro tipo de organización, es el valor intangible de lo que representa la unidad familiar. Así como los valores que van transfiriéndose por generaciones y que guían el futuro de la familia y el negocio.

 

La familia aporta a la empresa recursos que la hacen distinta de sus competidores y brinda esencia propia a la organización. Esto es porque es común que la cultura y los valores de la empresa familiar estén influenciados por la personalidad de su fundador y que la cultura familiar influencie en la empresa y viceversa.

 

El gran objetivo es que se utilice este valor a favor de la organización y se convierta en una FORTALEZA que asegure el desarrollo de la empresa tomando en cuenta lo siguiente:

 

  • Los miembros de la familia que pertenezcan a la organización deben compartir el mismo proyecto y valores.
  • Los demás trabajadores deben ser integrados y cuidados como si fueran de la misma familia puesto a que comparten el proyecto y los valores.
  • La familia debe tener el deseo de continuar el proyecto empresarial.
  • La mezcla más sabia es tener valores tradicionales e innovación adaptativa.
  • Los líderes deben entender que hay que evolucionar en todo.
  • El valor de la familia es una importante ventaja competitiva que las empresas familiares poseen y deben aprovechar.
Consultores en Organizaciones de Calidad, S.C. está para servirte en cualquier momento que lo necesites. Trabajamos bajo una actitud de servicio al cliente permanente, por lo que estamos dispuestos a resolver cualquier duda que tengas. ¡Contáctanos!

Leer más


Haz un diagnóstico

Conoce con más detalle cómo se encuentra tu sistema familiar/ empresarial/ propiedad: