Versatilidad y flexibilidad en las empresas familiares, elementos clave para afrontar la crisis

Ante la situación actual de crisis y contingencia, todas las actividades sociales y comerciales se han visto afectadas. Por eso y para lograr salir adelante es importante enfocarse en la siguiente premisa: versatilidad y flexibilidad en las empresas familiares, elementos clave para afrontar la crisis.

 

A pesar de las complicaciones que puedan existir, muchas empresas han cambiado su forma de operar y han demostrado que el ser flexibles y abiertas ante diversas situaciones, les ha sido de una gran ayuda en estos momentos.

 

Identificar acciones para salir fortalecidos

 

Como lo mencionamos en el articulo: ¿Cómo enfrentar la crisis del coronavirus en las empresas familiares? Aprender a adaptarnos durante estos tiempos de crisis es la clave para sobrevivir.

 

Hay que aprender también que las crisis siempre son tiempo de oportunidad. Las empresas necesitan actuar con determinación para afrontar el reto y también ayudar a la sociedad a hacerlo. Para esto es necesario implementar un profundo análisis que nos ayude a establecer un plan de acción enfocado en explotar las fortalezas de la empresa y encaminado a superar la crisis.

 

Versatilidad y flexibilidad en las empresas familiares

 

Pero, ¿a qué nos referimos con versatilidad y flexibilidad? Para empezar es importante definir estos dos conceptos.

 

La versatilidad es una característica que se refiere a la capacidad para adaptarse rápida y fácilmente a diferentes funciones. Una empresa versatil, está en condiciones de responder ante distintos desafíos y de adaptarse a todo tipo de contextos.

 

La flexibilidad por otro lado, es una caracteristica que resalta la disposición de un individuo u objeto para ser doblado con facilidad, en este sentido, nos referimos a la capacidad de las empresas a aceptar cambios y adecuarse a diferentes situaciones.

 

Por ende, la versatilidad acompañada de una actitud flexible, tiene como resultado una mayor productividad.

 

La supervivencia del más versátil

 

El mundo de los negocios es tan cambiante hoy día que si no eres capaz de adaptarte a los cambios estás fuera de él. Pensemos y analicemos la siguiente frase:

 

“No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino aquel que más se adapta a los cambios” Charles Darwin

Sin lugar a dudas, el mundo que nos espera al finalizar el confinamiento será completamente diferente al que disfrutabamos empezando el 2020.

 

Por lo tanto, es imprescindible comenzar a repensar la estrategia corporativa enfoncándose en las fortalezas empresariales y revisando las prioridades de inversión considerando la liquidez. Así mismo, previniendo un escenario base tomando en cuenta el panorama actual y futuro para el cierre del 2020.

 

Otro punto importantísimo a considerar es el modelo de negocio, recuerden que ser flexibles también tiene que ver con la forma en que se maneja la organización.  Debido al confinamiento, muchas empresas se vieron obligadas a tomar diferentes medidas para continuar laborando.

 

La digitalización, el comercio electrónico, entregas a domicilio, consultas virtuales, clases en línea, etc... son ejemplos de que la adaptación a las diferentes circunstancias, permiten la continuidad.

 

¿Ustedes cómo han enfrentado esta situación? ¿Qué acciones diferentes a han tenido que tomar para seguir en la jugada? Déjenos saber en los comentarios.

Leer más

¿Cómo enfrentar la crisis del coronavirus en las empresas familiares?

Ante esta situación de contingencia, son muchas las empresas (en gran medida PYMES) que están siendo afectadas por las medidas de contención y aislamiento establecidas para prevenir el contagio del coronavirus COVID-19. Sin embargo, también hay muchas empresas que han situado su atención en solo un objetivo: mantener la actividad y preservar el empleo.

 

En 2015 Bill Gates predijo en una TED talk lo siguiente:

“Hoy la mayor catástrofe mundial es una pandemia. Si algo va a matar a más de diez millones de personas en las próximas décadas será un virus, mucho más que una guerra. No habrá misiles, sino microbios”.  

 

No obstante, nadie estaba preparado en ningún ámbito.

 

Momentos de crisis como tiempo de oportunidades

 

Por más difícil que sea la situación, lo único que nos queda es actuar de forma responsable y serena. Y a aprender también que las crisis siempre son tiempo de oportunidad.

 

Ahora que estamos en aislamiento, tendremos tiempo para repensar nuestras estrategias, procesos y riesgos, pero sobre todo, las oportunidades que podemos tomar tanto dentro del negocio, como con la familia. En fin, todas aquellas cosas que no nos hemos dado tiempo de tratar en mucho tiempo.

 

En estos momentos, las empresas necesitan actuar con determinación para afrontar el reto y también ayudar a la sociedad a hacerlo. Van a existir oportunidades de mejora empresarial que van a ser clave para afrontar la crisis y mostrar resiliencia.

 

Convivencia y unión familiar

 

¡Aprovechemos esta situación para pasar más tiempo con nuestros seres queridos! Es la mejor oportunidad para disfrutar de las verdaderas prioridades de la vida, realiza más actividades con tus hijos, lleva a cabo video llamadas con aquellos que no puedes tener contacto... Recuerda que toda adversidad es más llevadera con la unión y la cohesión familiar, no es momento de peleas ni conflictos. Intentemos ser más empáticos y solidarios con los nuestros, sobre todo en el caso de los integrantes de la familia en la empresa.

 

Home Office

 

Como medida de prevención para evitar la propagación del virus, es necesario aislarnos, quedarnos en casa y salir únicamente si es realmente necesario. Por lo tanto, llegó la hora de implementar esta modalidad de trabajo a distancia y experimentar a fondo las múltiples ventajas del “home office”. Es momento de sacar provecho a la tecnología que nos permite trabajar cómodamente desde nuestros hogares y analizar los beneficios que trae consigo, en términos de salud, emocionales, ambientales y económicos.

 

Cursos y formación en linea

 

Otra oportunidad que podemos aprovechar, es dedicar más tiempo a nuestra formación. En internet hay una infinidad de sitios en donde puedes encontrar cursos en linea que funcionan realmente bien y que pueden ayudar a impulsar el negocio de acuerdo con las necesidades de cada empresa.

 

Colaboración multigeneracional

 

El éxito de las empresas familiares al momento de trascender y sobrevivir a través del tiempo se trata, entre otras cosas, de combinar sabiamente la experiencia de las generaciones pasadas con el potencial innovador que aportan las nuevas. Ante esta situación, la mejor aternativa es aprender de cada quien y aprovechar los conocimientos que pueden representar una ventaja competitiva. Por ejemplo, las nuevas generaciones que traen la digitalización y la globalización en su código genético pueden ser la clave para sacar adelante el negocio.

 

E-commerce y digitalización

 

Siguiendo con el tema de la colaboración multigeneracional y tomando en cuenta que las nuevas generaciones son prácticamente expertos en los medios digitales, ¿por qué no pedirles apoyo para que actualicen el negocio? Recordemos el impacto y la importancia de las redes sociales, hoy en día absolutamente toda empresa debe estar registrada por lo menos en una de ellas. Dadas las circunstancias, las ventas en linea han aumentado significativamente en estos días, ¡Ahí está la oportunidad! Establece estrategias para llegar a más consumidores y encontrar clientes potenciales, dale un giro a tus servicios, comienza a utilizar plataformas para mantenerte en contacto con tus clientes o proveedores, no te quedes atrás.

 

Aprender a adaptarnos durante estos tiempos de crisis es la clave para sobrevivir, los puntos listados anteriormente únicamente son algunos consejos que pueden ser de utilidad para cualquier empresa, ¿tienes algún otro?

Leer más

Una reflexión en los tiempos del Coronavirus

El mundo hoy es diferente. Nuestro país y nuestra sociedad también son diferentes. Hemos sido atacados por un virus que se ha introducido no solamente en nuestros cuerpos sino también en nuestras mentes. Escuchamos Coronavirus, leemos Coronavirus, hablamos Coronavirus y pensamos Coronavirus. Estamos conectados al virus 24 horas al día. Nos interesa y preocupa lo que pasa en Italia, España, Inglaterra, Estados Unidos, entre otros, y por supuesto México. Hemos sido enclaustrados por un virus y nuestra existencia ha cambiado, éste ha desquiciado nuestras rutinas personales, nuestra vida. El COVID-19 nos ha sorprendido, no estábamos preparados para ello y todavía no sabemos como se gestiona esta crisis. Nunca nos había sucedido nada igual.

Además, como todos Uds. saben, las implicaciones no son solo de salud pública sino también económicas. Esta crisis definitivamente afectará nuestras finanzas personales, las de nuestra familia, las de nuestras empresas y las de nuestros colaboradores. Ante esta situación, este es un buen momento para reflexionar.

Debemos reflexionar acerca de nuestra familia y empresa y todos lo que nos rodean. ¿Hay afectados dentro de nuestro círculo cercano? ¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo manejaremos los diferentes riesgos a los que nos estamos enfrentando? ¿Tendremos los recursos suficientes para ello? ¿Qué estará pasando por la mente de nuestros hijos y nietos en estos momentos? ¿Cuándo regresaremos a la normalidad y que tipo de “normalidad” será ésa?

Todas estas preguntas, y muchas más, requieren de respuestas ¿y cómo las obtendremos? Comunicándonos. No hemos perdido esa capacidad. Utilicémosla comunicándonos con nuestros hijos, nietos, familiares, amigos, colegas y también con nuestros trabajadores. Todo ello con el objeto de conocer cómo están, qué hacen, cómo la están pasando. Tratar de calmarlos, ayudarlos a manejar la ansiedad, presión, miedos e incertidumbre. Las emociones están a flor de piel. Debemos transmitir confianza y crear conciencia de que todos estamos en el mismo barco.

Debemos tener contacto estrecho con la familia a pesar de la cuarentena. Debemos, pese a las limitaciones, actuar. Es el momento de estar todos unidos, alineados a un mismo objetivo. Debemos identificar quién tomará el liderazgo durante la crisis y apoyarlo cabalmente; debemos dar el ejemplo. Podemos, en la era de la tecnología, simular una sala de juntas y discutir, analizar y decidir qué hacer para ayudar a la familia, a la empresa y a la colectividad en general.

Sabemos que la cadena de suministros se cortará, algunos clientes dejarán de pagar, tenemos que apoyar a nuestro personal a que sean menos propensos al contagio y a las consecuencias económicas del mismo, el flujo de efectivo se presionará; debemos analizar qué tanto estamos expuestos. 

Mientras no entendamos qué está pasando y cómo nos está afectando, no podremos definir diferentes escenarios y estrategias para planear, actuar y reaccionar tanto al interior de la familia como hacia el mundo exterior. No podemos permanecer estáticos, pasivos y solamente dejar que la corriente nos lleve a quién sabe donde. Debemos actuar.

En una empresa familiar éste es el momento del Consejo de Familia. Éste debe ser convocado inmediatamente para atender todos aquellos temas que como familia y empresa nos interesan y preocupan. El Consejo de Familia debe, entre otras situaciones, analizar si alguno de los sistemas: familia, empresa y propiedad “está enfermo”, y qué medidas tomar para “curarlo”, juntar a la familia, resolver aquellos conflictos que ante la crisis actual no tienen ninguna justificación, establecer prioridades en el manejo de las finanzas, suspender, de ser necesario, el reparto de dividendos, etc. Debemos, ante todo, tratar de mantener nuestras finanzas sanas. 

Pero así como las crisis traen dificultades, problemáticas, inconvenientes y obstáculos, también trae oportunidades y ahí deberíamos analizar y preguntarnos ¿qué oportunidades nos ofrece esta crisis?

El Coronavirus nos ha dejado claro una cosa: “nos tenemos que adaptar a una nueva realidad”. Es el momento de demostrar nuestra capacidad de resiliencia. Tenemos que hacerlo juntos, unidos. Es un gran reto y lo lograremos.



Leer más


Haz un diagnóstico

Conoce con más detalle cómo se encuentra tu sistema familiar/ empresarial/ propiedad: